Suelo pélvico

Es un conjunto de músculos y ligamentos que sustentan la porción abdominal inferior. Su función es retener las vísceras del abdomen y la pelvis, es decir sostener el aparato digestivo, urinario y reproductor. Además, es el responsable de controlar la continencia urinaria y fecal, y de aportar una estabilidad a nivel pélvico y a nivel lumbar.

Por ello cuando se debilita o sufre alguna lesión pueden aparecer problemas del tipo: Prolapsos, inestabilidad lumbar, dolor pélvico, disfunciones sexuales, dispareunia e incontinencia urinaria y/o fecal.

Existen factores de riesgo que debilitan el suelo pélvico y que harán que aparezca dichas disfunciones, entre esos factores de riesgo encontramos:

  • El estreñimiento crónico.
  • Prácticas deportivas que ocasionan un aumento repetitivo de la presión intraabdominal.
  • La obesidad.
  • Embarazos y partos.
  • Menopausia.
  • Enfermedades respiratorias crónicas que potencian con la tos vigorosa el desarrollo de defectos anatómicos.

Por todo ello la labor rehabilitadora de los músculos del suelo pélvico puede ser ejercicia de dos formas:

  • Preventiva: en aquellos pacientes con factores de riesgo y con algún grado de deterioro del suelo pélvico, aunque no presenten en la actualidad ninguna sintomatología.
  • Terapéutica: de forma aislada en casos de disfunción o coadyuvante a una medicación técnica quirúrgica.

Las técnicas de rehabilitación de los músculos del suelo pélvico tienen como objetivo principal que la mujer tome conciencia de que existen estos músculos y de cómo puede contraerlos y relajarlos de manera voluntaria. En "Lovital Fisioterapia" contamos con un equipo muy especializado en el tratamiento y prevención de la disfunción del suelo pélvico, cuentan con un gran variedad de técnicas e instrumentos para su correcta rehabilitación, entre las que encontramos:

  • Biofeedback (consciencia de la zona): Un sofisticado equipo registra en un gráfico la función biológica del organismo, incluyendo la actividad de los múscuos del suelo pélvico. Gracias a un dispositivo electrónico podemos comprobar en pantalla si realizamos las contracciones de suelo pélvico correctamente, con el biofeedback se marcarán unas metas y se llevará a cabo un entrenamiento de la musculatura haciendo al paciente consciente de la contracción y relajación real que hace, eso facilita el tratamiento dado que el paciente ve de una manera objetiva sus progresos. Cada sesión de biofeedback será diferente debido a que se trata de una terapia que se personaliza según lo que el paciente quiera tratar y la fase de aprendizaje en la que se encuentre.
  • Entrenamiento muscular, mediante ejercicios Kegel dirigidos: contracciones activas del suelo pélvico, realizadas llevando a cabo una serie de pautas.
  • Electroestimulación: Induce la contracción pasiva de la musculatura perineal y el esfinter uretral al aplicar una corriente eléctrica a través de la pared vaginal o anal. Combinado con el trabajo de nuestros ejercicios de fortalecimiento de suelo pélvico permite mejorar el tono, la fuerza y la velocidad de contracción de la musculatura.
  • Masaje, terapia miofascial, estiramientos y tratamiento de contraturas musculares: Su objetivo es eliminar las bandas tensas de la musculatura y los puntos gatillos miofasciales para que así la contracción muscular sea correcta y eficaz. Sobre todo, estará indicada en casos donde exista dolor pélvico, o la actividad muscular no sea del todo eficaz.
  • Entrenamiento conductual de las rutinas miccionales: En muchas ocasiones la disfunción a nivel pélvico se ha producido por llevar años realizando hábitos miccionales incorrectos, será imprescindible corregirlos.
  • Ejercicios abdominales e hipopresivos: Consisten en ejercicios posturales que no aumenten la presión intraabdominal o que la disminuyan, provocando a corto, medio y largo plazo efectos positivos para la salud a nivel postural, respiratorio, vascular, metabólico y sexual.
  • Ultrasonidos o termoterapia: Aumenta la temperatura en los tejidos profundos lo que aumenta su capacidad de regeneración. Reduce la inflamación y el dolor. Por su capacidad desfibrosante también sirve para tratar cicatrices como la de la episiotomía.

Indicaciones del tratamiento del suelo pélvico:

  • Incontinencia urinaria: Incontinencia de esfuerzo, Intontinencia de urgencia, Incontinencia mixta.
  • Prolapso (grado I y II): Histeroceles, Cistoceles, Rectoceles.
  • Trabajo del embarazo.
  • Preparación al parto y postparto.
  • Transtornos sexuales: Algias vaginales, Anorgasmia funcional, Coitos dolorosos, Impotencia.
  • Cicatrices Vaginales (Episiotomías).
  • Hipertonía del Suelo Pélvico.
  • Pre-postcirugía abdominal y ginecológica.
  • Incontinencia de gases y/o heces.
  • Coloproctología (incontinencia fecla y de gases).
  • Post-prostatectomías.
  • Cistitis de repetición.


Embarazo

En el proceso de gestación, el cuerpo de la mujer cambia notablemente, su perímetro abdominal aumenta para contener al bebé en su interior y eso provoca que el centro de gravedad de la futura mamá se desplace hacia delante, por lo que, para contrarrestarlo y no caer, lo que tendrá que hacer el cuerpo es generar una serie de adaptaciones anatómicas como son: aumentar la curvatura lumbar, llevar los hombros y el pecho hacia atrás... Este cambio en la estática corporal puede generar disfunciones: como dolor de espalda, ciática, hinchazón de piernas...

En Lovital fisioterapia somos profesionales que queremos ayudarte durante el embarazo. Te ayudamos a llevar todo el proceso de gestación minimizando las molestias de tu cuerpo durante este periodo para que el día del parto tu cuerpo esté lo mejor preparado.

Además conseguiremos que tengas una recuperación post parto buena gracias a nuestras terapias avanzadas de valoración y tratamiento.

Los tratamientos en el embarazo irán orientados a trabajar:

  • Estática postural: Enseñando a actuar a todo el sistema muscular y óseo de una manera correcta, conseguiremos disminuir las adaptaciones corporales dolorosas y conseguiremos un trabajo eficaz del cuerpo, donde la mujer embarazada se sentirá mucho más ligera, hábil y sobretodo sin dolor.
  • Tratamiento de la disfunción: Relajar y mejorar todas las zonas de tensión en el cuerpo para eliminar así las ciáticas, dolor de pelvis, dolor de espalda…
  • Drenaje linfático: para la retención de líquidos en el caso que la mamá lo tuviera.
  • Masaje perineal: Tratamiento específico de suelo pélvico preparto que se debe de iniciar a partir de la semana 33/34 de embarazo para dotar al periné de mayor elasticidad y prepararlo adecuadamente para el día del parto.
  • Fortalecer la musculatura del suelo pélvico: es la encargada de ir girando al bebé para que, en el momento de dar a luz, pase con una postura correcta en cada estrecho de la pelvis. Se enseñará a que dicha musculatura trabaje de una manera eficaz, disminuyendo así las consecuencias postparto.
  • Liberar la pelvis a nivel osteopático para tener el canal del parto lo más libre posible, disminuyendo así las probabilidades de que el bebé se pueda quedar ‘’encajado’’ en los diferentes estrechos de la pelvis.
  • Trabajo de los pujos: tratamiento específico de suelo pélvico prenatal, complementario al masaje perineal, que comenzaremos en la semana 34. Se enseñará a la mamá la manera correcta de pujar para que no sufran las estructuras anatómicas implicadas en el parto, ni el bebé. Nuestro objetivo no es sólo que os familiaricéis con el pujo, sino que lo automaticéis, de manera que, si necesitáis la epidural y en el caso de no sentir las ganas de pujar, sepáis cómo hacerlo.

Los tratamientos postparto:

  • Rehabilitar el suelo pélvico: En el puerperio ocurre la involución uterina y de los tejidos. Además, el suelo pélvico está sensible, distendido y, muchas veces, dañado por prácticas obstétricas nocivas e innecesarias. En Lovital ayudaremos a que tu suelo pélvico se recupere correctamente tras el parto. Trabajaremos cualquier tipo de disfunción en esta zona, como puede ser la incontinencia, la debilidad muscular, prolapsos, dolor en las relaciones sexuales...
  • Tratamiento de la cicatriz de cesárea o episiotomía: En el caso que exista una cicatriz, es muy importante trabajarla, para evitar las posibles adherencias. En Lovital utilizamos técnicas de terapia manual como el masaje, liberación miofascial, ventosas, vendaje neuromuscular (kinesiotaping) y punción seca (Baldry). Con ello prevenimos la aparición de retracciones y adherencias y facilitaremos el movimiento libre de los tejidos. Además, conseguiremos que la cicatriz tenga un mejor aspecto.
  • Recuperar una buena “core stability”: Musculatura abdominal eficaz y tonificada.
  • Tratamiento de la diastasis abdominal.

Siguenos en

LovitalLovital